Ningún logotipo puede permanecer relevante para siempre. Los tiempos cambian y también lo hacen las sensibilidades y normas de diseño. Las empresas también cambian, y el logotipo que hablaba mucho cuando se formó su compañía ya no tiene sentido si pivota o sufre un cambio sustancial en su negocio. Las empresas crecen y evolucionan drásticamente con el tiempo. Se presentan nuevos servicios, productos y misiones de la compañía, estos cambios positivos también pueden terminar convirtiendo el logotipo original de una compañía en algo menos que completamente relevante. Un rediseño de logotipo puede ser justo lo que ayuda a señalar una nueva dirección.

Precio Desde
$200.000 COP